Header Ads

Detras de la forma de Alfredo Martín

Una de las maneras en que podríamos leer esta obra es estructurándola a partir de una violencia originaria, tanto física como simbólica: aquella que determina, basándose en una posición de poder social, la expulsión del mundo de lo sublime de determinadas, prácticas, retóricas, símbolos, voces y corporalidades que en definitiva serán excluidos de todo lo propio de un hombre “hecho y derecho”. Es esta escisión la que instaurará el régimen de subalternidad por el cual un universo de formas establecidas, hecho de metáforas petrificadas, chistes sin gracia, enciclopedias con olor a museo e hipocresía de colección se erigirá sobre la simple condición humana, desordenada, indefinida, anárquica e imprevisible. Pero también viviente.

No obstante, la obra se desarrolla a lo largo de tres escenarios a través de los cuales, como contrapartida, aquello que había sido confinado al oscuro sótano del edificio social pugnará por salir. En primer término, el regreso a la escuela y a la adolescencia como un viaje soñado desde la lejanía de la edad adulta, pero que se torna conflictivo al revivir el rigor ortopédico de la disciplina y la pedagogía docente, así como también al ponerse en juego nociones enfrentadas de masculinidad, honor y valentía. Estas últimas aparecen como criterios de pertenencia “etiquetadores” frente a los cuales la inmadurez y la indefinición tendrán que arreglárselas para salir airosas.

En un segundo momento, el escenario es el seno de una familia aburguesada pero “moderna” que juega abiertamente con ciertos límites del buen gusto pero que prontamente una sensualidad de naturaleza adolescente se encargará de desenmascarar, tentando y “corrompiendo” a sus más nobles estandartes y tirando abajo la barroca fachada.  
Por último, el campo con sus aires aristocráticos, y nuevamente la familia. En este marco, las “bajas pasiones”  irrumpirán una y otra vez de la manera menos pensada. Particularmente, el homoerotismo entre uno de los señoritos y un indigno pero delicioso peón aparece desbaratando las fronteras de clase, etnia y origen; y sacando a la luz los secretos mejor guardados en el closet familiar. A partir de ese episodio el escándalo sobrevolará fantasmalmente por sobre los personajes desencadenando corridas, golpes, tiros, y confusión. El resultado es una estrepitosa comunión de cuerpos que de un soplo pone al común a todos los miembros del hogar.

Más que hacer énfasis en las formas definitivas, “Detrás de la forma” se plantea como una incesante construcción de forma a manos de una corrosiva inmadurez que degrada las pautas establecidas y consagradas para dar lugar al nacimiento de nuevas maneras de sentir, expresarse, disfrutar y sonreír. O tal vez para recordárnoslas.      
Luís Espeche




por Pietro Salemme

-El escritor Daniel Rojas es el autor del blog FERDYDURKE dedicado al enigmatico Witold Gombrowicz http://witoldgombrowicz.blogspot.com/

-El 1986 el director Alberto Fischerman estrena el documental "Gombrowicz, o la seducción (Representado por sus discípulos)" Una curiosa pelicula donde sus discipulos, entre ellos Nestor Tirri y Miguel Grinberg se refieren al maestro de las mas diversas maneras. La película forma parte del archivo de cine de la Biblioteca LGTTBI "Oscar Hemres Villordo"  http://bibliotecalgttb.blogspot.com/2010/03/witold-gombrowicz.html

-En la última década muchos directores argentinos han recurrido a los textos de Gombrowicz para llevarlos a escena, manteniendo siempre viva la leyenda. Algunos ejemplos: http://www.alternativateatral.com/persona19724-witold-gombrowicz


No hay comentarios