Header Ads

Entrevista a Juan Cruz Berecoechea

Me gusta que la gente que no entiende nada de danza pueda llevarse algo más que 40 minutos de aburrimiento.

Juan Cruz Berecoechea es bailarín, coreógrafo y docente, egresado del Taller de danza contemporánea del Teatro San Martin. A su vez fue alumno del I.U.N.A. 
En el año 2008 crea el grupo de danza contemporánea independiente, que durante un tiempo no tuvo nombre y que finalmente fue bautizado como “Robándote la luna” que hasta el momento lleva 5 obras estrenadas.
En pocos días, estrena “Trunco (engranajes del habla) en el Centro Cultural Borges.

¿Por qué “Robándote la luna”?
El nombre “Robándote la luna” surge después de pensar en varios nombres que no encajaban con la estética que manejo en mis obras y con mi búsqueda personal. También pensé en el espectador. Al espectador hay que sacarlo del mundo en donde esta, bajarlo de “su luna” y llevarlo al lugar donde quiero. Sumergirlo en este mundo imaginario y que el mundo de afuera desaparezca por el tiempo que dure la función.
Sos un artista independiente. Con todo lo que ello implica. Las dificultades y las gratificaciones.
Generar arte de manera independiente es un tema difícil. La danza de por si es compleja, exigente y necesita sus tiempos. Tiempo concentración, de gestación y de maduración. A veces resulta complicado sobrellevar esos tiempos, porque uno trabaja con personas movidas a la vez por sus propios deseos.  En proyectos independientes como Trunco o mis anteriores trabajos la dificultad comienza desde el vamos, que es en conseguir a los bailarines y luego que estén dispuestos a ensayar frente a un futuro incierto y sin recibir dinero a cambio.
Lo incierto es ese afuera que se mueve con moneda de cambio. Y que apremia. Pero generalmente lo que uno quiere es concreto….
Claro. Muchas veces sucede que hay una idea, hay bailarines, hay trabajo, hay un espectáculo, no hay teatro. Los teatros independientes están bastante saturados y muchos tienen obras fijas en cartel durante meses o años y es cada vez mas difícil acceder a ellos, entonces los bailarines al ver que no hay fechas concretas de estreno comienzan a perder motivación y todo se va desgastando. Y en muchas ocasiones, la obra muere.
En “Trunco” trabajas con un equipo de 10 bailarines
Si. Me fue bastante difícil. Cada bailarín es un mundo. Hubo cambios de intérpretes varias veces, pero finalmente “Trunco”” es un echo. Agradezco a mis bailarines que sacrificaron sus sábados y domingos durante más de un año para que esto salga adelante.
Muchas veces la gente cree que un grupo se reúne, ensayan y estrenan. Sin embargo, producir un echo artístico optando por no pedir subsidios, es una empresa titánica. Hay muchas salas, muchos espectáculos, y poca calidad
El recorrido es agobiante y desconocido para los que estamos en esto. Los teatros además de la carpeta de la obra que uno presenta quieren un video. Y es lógico que quieran ver el material antes de programarlo. El problema para los grupos independientes es que, hasta que no se tiene teatro los intérpretes no aparecen tan fácilmente... Hay un sistema que funciona al revés y todo se complica.
En los últimos años hubo una reaparición en la escena de la danza (y danza-teatro) Cada vez hay mas espectáculos de estas características. Pero, ¿hay espacios que los contengan?
No todos los teatros sirven para danza, y menos para un proyecto con diez bailarines como el que estoy encarando. Los espacios por lo general no son amplios ni cuentan con las condiciones adecuadas para bailar, por ejemplo, algo obvio, como el piso de madera.
¿Cuáles son tus inquietudes, aquellas que construyen tus espectáculo?
Mis obras suelen tener un estilo onírico. Aunque uno está en constante cambio y eso genera nuevas formas. En abril de este año estrenamos “No oscures que esclarece” (también en el Centro Cultural Borges) con Valeria Polorena y Ramiro Cortez. Una obra con la que busque llegar al público de la forma más clara y representativa para la cotidianidad. Si bien no pretendo ser literal ni explicito con lo que hago, me gusta que la gente que no entiende nada de danza pueda llevarse algo más que 40 minutos de aburrimiento.
Y ahora, “Trunco”
TRUNCO se comenzó gestando con la idea de llevar al movimiento las palabras que no decimos, las ideas o sentimientos que por algún motivo decidimos callar y que nos quedan dentro rebotando por todo el cuerpo y especialmente en la cabeza. Pero a medida que fueron pasaron los meses me di cuenta de que para llegar a eso y serle fiel a la mirada que tenia sobra la maquinaria en mi cabeza, lo que tenia que mostrar eran los estados por los que pasa la mente cuando tiene una idea, o se va dando cuenta de algo…  Cómo la cabeza se apabulla, se llena de gritos mudos, se ordena, se tranquiliza y habla... Y si no habla calla, creyendo quedarse tranquilo. Y luego todo empieza a funcionar de nuevo, todo queda ahí rebotando si no sale. De todos esos engranajes que el cuerpo tiene para llegar a hablar, para generar un pensamiento. TRUNCO simboliza el mutismo de dos individuos en los que interiormente sus ideas se alteran, suben, bajan e irrumpen alborotadas.

Entrevista: Pietro Salemme

FICHA TECNICA
Idea, coreografía, dirección general

JUAN CRUZ BERECOECHEA
Interpretes
RAMIRO CORTEZ
ABRIL GARAY
JULIA GOMEZ
YAMILA GUILLERMO
MARCELA JIMENEZ
NAHUEL LEDESMA
VALERIA POLORENA
GABRIEL RODRIGUEZ
GASTON SANCHEZ
NURIA SANRROMAN
Asistentes de dirección
EUGENIA BASELLO
VALERIA POLORENA
Música
GRUP LATENT
METALLICA
EVANESCENCE
LINKIN PARK
NIRVANA
Intérpretes
GRUP LATENT
APOCALIPTYCA
THE STRING QUARTET TRIBUT
Edición musical
NACHO GUALA
Diseño de iluminación
DAVID SEIRAS
Diseño de vestuario
SOFIA MELE
Diseño gráfico
Micaela Ibarra
Prensa y Comunicación
Patricia Ludueña
Duración
50 MINUTOS APROXIMADAMENTE

TRUNCO ( engranajes del habla)
Idea, coreografía y dirección- Juan Cruz Berecoechea
FuncionesDomingos 12 y 26 de junio a las 16 hs
Plateas numeradas $70.- y $50.- 
| Pullman, sin numerar $40.
V/tel: 5236 – 3000 



No hay comentarios