Header Ads

La Marcha del Orgullo, la sentí con orgullo por Calenna

La Marcha del Orgullo, la sentí con orgullo 
por Calenna
desde Mar del Plata

La del 28 de Junio de 2011 fue la primera marcha del Orgullo Gay a la que asistí en Mar Del Plata.
Realmente el sentido de solidaridad pudo verse en los rostros de las personas que poco a poco se congregaban en Yrigoyen y la Avenida Luro, del pleno centro. Un lugar emblemático de la ciudad, sede elegida por los marplatenses para realizar tanto sea festejos o reclamos.
 La gente acercándose en grupos, comenzaban a vislumbrar banderas grandes, chicas, globos  con los colores que identifican la diversidad. Todo se transformo en arco iris, en alegría, en emoción.
Si algo tiene esta ciudad, es que si bien es ciudad, su calor es de pueblo, y eso se reflejó en la unión, en la sencillez, agregando además un buen gusto que decoraron la marcha, que recorrió parte del centro.
La marcha fue grande y pasional. Como porteña puedo decir que la energía se reflejó.
Por supuesto las marchas en Capital Federal son megas, majestuosas, imponentes, y como si fuese poco en la mismísima histórica Plaza de Mayo. Pero acá me devolvió otra cosa. Fue distinto. Autos decorados con banderas, agrupaciones de DDHH, sectores políticos, ideales diversos, pero juntos.
Mientras tanto el frío de la época invernal, daba su presente. Presente que le tome yo, porque la marcha continuó su paso, envuelta entre arco iris cálidos de alegría,  haciendo ruido, construyendo sueños en realidades, por toda la ciudad.
Muchas caras, muchas fotos, seguramente algunos nuevos, otros con marchas ya recorridas. Todos, demostrando el sentido del reclamo: la igualdad. Porque la huella de un sueño, no es menos real que la de una pisada.
Fui testigo de una celebración, de un motivo.
Embriagada de tantas imágenes en mi cabeza, esta porteña, quien escribe, vivió la marcha del orgullo en esta bella Ciudad de Mar del Plata y se alejo por la calle Santiago del Estero
 hacia su casa.

Calenna
Texto cedido por la autora para Ref. LGTBI 

No hay comentarios