Header Ads

Sombras sobre vidrio esmerilado

Sombras sobre vidrio esmerilado
por Natalia Gatabria


“La memoria es el lugar de paso obligado de toda reflexión sobre el tiempo”
Paul Ricoeur

Inicialmente, un pequeño espacio, sencillo, con los elementos necesarios para construir un pequeño living, un gran universo. En un extremo una mujer, de medio perfil, se abanica. La pausa previa resulta inquietante. Entonces, su voz sentencia: “Qué complejo es el tiempo, y sin embargo, qué sencillo!”. En estas primeras palabras la poetisa Adelina flores, encarnada maravillosamente por Irina Alonso, introduce el tópico del tiempo y la memoria como un tema de reflexión que atravesará toda la obra.
Inevitablemente ya estamos inmersos en el universo que nos propone la poetisa.
En una tarde calurosa, Adelina, desde su pequeño living y su mecedora que por momentos pareciera moverse al ritmo de sus recuerdos, nos hace partícipes de una asombrosa y visual descripción de los sucesos debido a la posibilidad de acumular y rescatar recuerdos fruto de la distancia existente entre la impresión de la huella (el pasado) y el instante de la reminiscencia.
Adelina hace visible ante nuestros ojos la presencia de la ausencia, de aquel pasado que se transforma en “presente” al traerlo una y otra vez en forma de recuerdos. Pero también nos habla del “ahora”, en el que observa la sombra de su cuñado - acaso su antiguo amor- tras un vidrio esmerilado mientas se baña. Y al mismo tiempo, vislumbra las acciones de su hermana que no está en casa.
Mientras relata todos estos acontecimientos presenciamos en forma de esporádicas interrupciones, el proceso creativo de la poetisa; ella gesta y toma nota en una  libretita  verde los versos de un futuro poema.
La selección de recuerdos que rescata de su memoria está íntimamente relacionada con su progresiva afectación. Adelina con cada instante que avanza en su relato vuelve a emocionarse y a emocionarnos.
A lo largo de toda la obra, Adelina Flores, habla, se contiene, se angustia, se ahoga, tiene pequeños estallidos, invoca recuerdos con una conmovedora
sensibilidad y una descripción detallada de imágenes bellas. Para ella “Todo es terriblemente literario”.
Un espectáculo interesante, con un texto inmejorable y encarnado por una actriz de una sensibilidad extraordinaria. Notable también, su labor como adaptadora y puestista.
Durante un rato acompañamos en una tardecita calurosa a Adelina de ida y vuelta al pasado y presente. La simpleza y contundencia, la armonía de colores completan el universo al que nos transporta “Sombras sobre vidrio esmerilado”

Natalia Gatabria



QUERIDA ELENA
Pi y Margall 1124 (mapa)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4361-5040
Web: http://www.queridaelena.blogspot.com
Entrada: $ 40,00 - Sábado - 21:00 hs 

No hay comentarios